Ya sea de obra nueva, de rehabilitación o de reforma nos surgen siempre las mismas dudas, ¿Hago la tabiquería con ladrillo, o con pladur? ¿Cuál es mejor de los dos? ¿Qué ventajas me ofrece cada una de las dos soluciones constructivas?

Durante muchos años España ha concebido, en gran medida,  la partición de estancias mediante tabiques de ladrillo, generando la fama de “paredes de verdad”. La realidad es que por el hecho de habernos criado entre muros de ladrillo y no hayamos descubierto nuevas alternativas, ha dificultado la aparición de las placas de cartón-yeso, también conocidas como pladur.

Desde Grupo Técnico te ayudaremos a resolver este tipo de cuestiones y te contaremos los beneficios o inconvenientes a la hora de elegir tabiques de pladur o de ladrillo.

Ventajas de los tabiques de ladrillo

  • Material barato. Para construir un tabique, necesitamos arena, cemento y ladrillos; materiales básicos y accesibles.
  • Fáciles de transportar. Gracias a su pequeño tamaño, el ladrillo te ofrece una versatilidad a la hora de transportarlo que otros materiales no te pueden ofrecer; incluso en obras con difícil acceso o por dimensiones reducidas en ascensores.
  • Alta resistencia. Gracias a su composición, el ladrillo nos da las garantías de que podrá soportar golpes, o servirá de base para colgar estanterías, armarios, calderas…
  • Pequeños remates. Esta ventaja se suele pasar por alto, pero la realidad es que es un buen material para realizar pequeños detalles (mochetas, pequeños encuentros, etc.), lo que le permite mayor libertad de trabajo al operario. 

Algún inconveniente:

  • Más tiempo en su construcción. Las paredes de ladrillo requieren más tiempo de construcción y más mano de obra que además genera mucha suciedad.
  • Espacio para instalaciones. Un tabique de ladrillo es una solución compacta que no deja espacio para el paso de instalaciones. Para ello, hay que hacer rozas lo que supone más trabajo y más suciedad. 

En España existe mucha tradición con los tabiques de ladrillo y está muy arraigada en ciertas zonas del país, por lo que es complicado el paso a nuevas alternativas. En el año 78, la multinacional Uralita apostó por un nuevo sistema constructivo, el cartón-yeso, una apuesta muy arriesgada pero que ya había triunfado en ostros países europeos. Uralita empezó a distribuir, importando materiales del extranjero, un producto llamado pladur (PLAca De Uralita) y pasados 2 años, decidió abrir su primera fábrica en Zaragoza.

A día de hoy, en España podemos encontrar 3 fabricantes de placas de cartón-yeso: PLADUR (fabricante español y del que hablaremos hoy aquí), Knauf (alemán) y Placo (francés).

Pero tras casi 40 años en el mercado, ¿Qué es mejor, tabiques de pladur o de ladrillo?

 

tabique ladrillo

Ventajas de los tabiques de pladur

  • Al tratarse de materiales ligeros, hace que sea una buena elección para cualquier tipo de construcción, sobre todo en reformas ya que no aumenta la carga en los forjados.
  • En seco. No necesita de materiales de agarre, pastas o cementos, por lo que no genera suciedad ni tiempos de secado.
  • Se tratan de paneles prefabricados listos para su montaje. Una vez colocada la perfilería metálica las palcas se atornillan en cuestión de minutos.
  • Las viviendas de hoy en día requieren de numerosas instalaciones ocultas. En los tabiques de ladrillo se requiere la realización de rozas para este paso de instalaciones, lo que supone un coste económico y de tiempo. Los tabiques de pladur, al tener una cámara interior, te permite introducir y mover las instalaciones fácilmente.
  • Acabado liso. El pladur no necesita enlucidos para poder empezar a pintar. Una vez colocadas las cintas de las juntas y masilla para tapar los tornillos, tendremos una superficie lisa en la que poder pintar.
  • No produce escombro. El pladur es fácilmente manejable. Si necesitamos realizar algún corte para encajarlo en nuestro tabique, el sobrante se puede reaprovechar, por lo que no ensucia ni genera sobrantes.
  • Resistencia a movimientos. Los tabiques de ladrillo al ser rígidos admiten peor el movimiento del edificio, por lo que pueden salir gritas en un futuro. Los tabiques de pladur absorben  mejor estos movimientos y evitan la aparición de grietas.
  • Los fabricantes están constantemente generando diferentes tipos de pladur para cada tipo de necesidad. De esta forma, si se elige correctamente el tipo de pladur, su colocación podrá realizarse prácticamente en cualquier sitio. Algunos de los tipos de pladur más conocidos son: 
  • Pladur N (gris) – Modelo estándar.
  • Pladur H1 (verde) – Resistente al agua y la humedad.
  • Pladur F (rosa) – Resistencia al fuego. Para proteger estructuras del fuego.
  • Pladur A1 (blanco) – Resistencia pasiva al fuego. Para zonas con riesgo de incendio como cocinas.
  • Pladur I (amarillo) – Resistente a los impactos.
  • Pladur Fonic (azul) – Con mayor aislamiento acústico.

tabique pladur
tabique pladur

Mala fama del pladur

Si los tabiques de pladur tienen tantas ventajas frente a los tabiques de ladrillo, ¿Por qué hay tanta gente reacia a usarlo? El motivo por el que ha sucedido esto es por una falsa mala fama que han ido ganándose los tabiques de pladur por una ejecución incorrecta.

Algunas de las quejas más comunes suelen ser:

  • El ruido. El ruido, es cada vez más uno de los motivos principales a tratar en una reforma. Nadie quiere escuchar lo que hace el local de al lado, o lo que dice el vecino de arriba. Y cuando se trata de particiones interiores es más d lo mismo. Pero si existe una virtud en los tabiques de pladur, ese es el apartado de acústica. Al no tener rozas de ningún tipo, se crea una pantalla continua que elimina los sonidos a baja frecuencia. Si fuera necesario, o si queremos mejorar las condiciones acústicas, siempre podemos colocar un aislante de mayor densidad que absorba mejor los sonidos.
  • La resistencia para colgar. Mucha gente tiene en mente que el ladrillo es la mejor solución para colgar peso de las paredes. La realidad es que los tabiques de pladur, si se ejecutan correctamente, admiten una carga razonable. El pladur admite tanta carga sea necesaria, pero para ello es necesario el uso de correctos tacos de agarre (de paraguas o de nudo en carga grandes). Si se prevé colocar alguna carga pesada en alguna zona puntual, véase una encimera de lavabo, se puede llegar a poner un refuerzo interior.
  • El precio. Ya hemos mencionado anteriormente que los tabiques de ladrillo son más baratos, pero si tienes en cuenta que necesitan de material de apoyo, y que el tiempo de ejecución y mano de obra son más costosos, al final el precio acaba equiparándose.

Conclusión

Aunque los tabiques de ladrillo estén muy arraigados en nuestra cultura, hay que dejar paso a nuevas soluciones constructivas que ofrecen unos resultados muy buenos. Todas las quejas de los usuarios vienen dadas por una mala ejecución y organización. Por muy sencillo que parezca, siempre es aconsejable el contar con un técnico que te asesore y con un operario cualificado que te garantice una correcta instalación: separación del suelo, distancia entre montantes, distancia entre tornillos… Y recordad, siempre es recomendable el construir con doble placa a cada lado. Nunca se debe dejar un tabique con una sola placa a cada lado. Solo en el caso de paredes alicatadas y muebles empotrados podemos optar por una sola placa en una cara.

¿Qué es mejor; tabiques de pladur o de ladrillo?

Te asesoramos sobre los dos tipos de sistemas constructivos

Llámanos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR